Oris Clínica

Sedación consciente: ideal para pacientes con miedo al dentista

Gracias a la sedación consciente, las personas con miedo al dentista pueden hacerse su tratamiento dental con total normalidad.

¿Qué es la sedación consciente?

Es una técnica que permite al paciente estar relajado durante el tratamiento. Un Médico Anestesista aplica al paciente un sedante y un anestésico, con lo que el paciente no siente dolor, miedo ni ansiedad.

Beneficios de la sedación consciente

El principal beneficio es que gracias a esta técnica, personas que ni se lo planteaban, ahora pueden hacerse tu tratamiento dental, recuperando su salud dental. Y además:

  • No sientes nada en cuanto comienza la sedación.
  • Agiliza el tratamiento, reduciendo tanto las sesiones del tratamiento como la duración de las mismas.
  • Permite una mejor recuperación gracias al analgésico suministrado.
  • No es necesario acudir a un centro hospitalario, sino que se puede aplicar directamente en el gabinete dental.
Hombre feliz por haber superado su miedo al dentista

¿En qué casos se recomienda la sedación consciente?

La sedación consciente se recomienda si:

  • Sientes miedo o pánico al dentista.
  • Tienes fobia a las agujas.
  • Existe hipersensibilidad al dolor y/o cierta resistencia al efecto de los anestésicos locales.
  • Tienes que hacerte un tratamiento integral y prefieres simplificar el proceso en un menor número de citas.
  • En el casos especiales: ancianos, adolescentes, demencia senil leve, deterioro cognitivo leve, enfermedad psiquiátrica leve.

Esta técnica se utiliza en diferentes tipos de tratamiento (extracción de piezas, implantes dentales, regeneración de hueso, endodoncias, empastes, higiene dental, curetajes, tratamientos de larga duración,…)

SOLICITA INFORMACIÓN AHORA

¿sigues teniendo dudas?

Preguntas
Frecuentes

Respondemos las preguntas que suelen plantear nuestros pacientes antes de iniciar su tratamiento.

Esta técnica se aplica mediante inyección intravenosa

Lo único que sentirás es un leve pellizco cuando el médico anestesista coja la vía, como cuando te sacan sangre. A partir de ahí, no sentirás nada.

Te encontrarás como adormecido durante toda la sesión, y no sentirás nada. Sí que podrás colaborar en todo momento con el dentista, pero en un estado de relajación absoluto.

El paciente despierta de la sedación de manera inmediata y sin efectos secundarios. Podrás sentir somnolencia, e incluso no recordar nada de la intervención.

El día de la intervención tendrás que venir acompañado, porque puedes tener una disminución temporal en los reflejos, pero podrás irte a casa sin ningún tipo de inconveniente. 

Es una técnica muy segura, aunque determinados pacientes con características especiales de salud pueden manifestar síntomas como reacción alérgica a los fármacos administrados, alteraciones cardíacas o respiratorias. 

Antes de darte un presupuesto necesitamos valorar tu caso en clínica, ya que requiere un diagnóstico previo para saber exactamente qué necesitas y definir el tratamiento a realizar.

Esta valoración es totalmente gratuita. Pide cita e infórmate sin compromiso.

Solicita tu valoración gratuita